Llega el otoño, y con él un aumento de la caída del pelo. Esto es un proceso natural de renovación fisiológica del cabello. El cuero cabelludo tiene un ciclo de vida. Y su final es motivado por la luz, cloro o temperatura que le afecta en verano. Por tanto la caída del pelo en otoño no tiene nada que ver con la alopecia. Es simplemente el cambio del cabello de fase telógena (de reposo o caída) a fase anágena (crecimiento).

caida del pelo - farmacia ochoa

La caída del pelo es más común en mujeres que en hombres ya que en hombres es más continuo durante el año. Es decir que es algo que no podemos evitar pero si podemos ayudar a que el nuevo cabello salga más sano y con más fuerza. A continuación os dejamos algunos consejos y cuidados para mitigar la caída del pelo.

Lavar el pelo regularmente

Existe el mito de que lavar el pelo todos los días favorece su caída. Esto es falso y lavar el pelo con regularidad lo hará más fuerte. Eso sí, siempre depende de cada persona, un pelo graso será necesario lavarlo a diario. De lo contrario, se puede lavar en días alternos.

A su vez, en cada lavado deberemos masajear el cabello en profundidad para mejorar la circulación y favorecer que crezca más sano y fuerte.

Llevar una buena alimentación

Nuestro pelo necesita nutrirse. Y si no le facilitamos las vitaminas y nutrientes que necesita se verá afectado negativamente.

  • La vitamina C es fundamental para la salud capilar puesto que es clave en la producción de colágeno. Los alimentos más ricos en vitamina C serían el Kiwi, la col rizada, el brócoli o la fresa entre otros.
  • Nuestro cabello también necesita de proteínas, las cuales podemos encontrarlas sobre todo en carnes y pescados. Huevos, frutas y verduras también nos aportarán una buena dosis de vitamina B.
  • Además las carnes rojas, espinacas y verduras aportan hierro. Esto favorece la pigmentación del cabello y oxigenación del mismo.
  • Otra opción son los complementos alimenticios que existen y que puedes consultarlo con tu médico.

No abusar de planchas y secadores

El calor de estos aparatos seca y debilita nuestro pelo. Lo ideal es dejar que se seque al aire en el caso de que haga calor. Primero con ayuda de una toalla sin frotar demasiado fuerte para no romper el pelo. Y, finalmente, si es necesario, utilizar el secador sin acercarlo mucho al cabello.

Mascarillas

También es recomendable utilizar mascarillas y aceites esenciales. Esto nos ayudará a nutrir y reparar en profundidad el pelo dañado.

Siguiendo estos consejos podrás notar como se llega a frenar levemente la caída del cabello. Además de que el nuevo será más sano y fuerte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *