En el artículo anterior os hablábamos de como enfrentarse a la ola de calor que tenemos encima. Pero si por casualidad te vas ahora de vacaciones y necesitas aprovechar el tiempo al máximo haciendo alguna excursión, yendo a la playa con la familia o cualquier viaje, que por supuesto no va a ser para estar encerrada en una habitación con el aire acondicionado, termina de leer este artículo para saber la mejor forma de proteger tu piel y combatir la radiación solar.

La exposición solar es uno de los factores que más dañan la piel. Por eso debemos prestar especial atención a este tema porque puede acarrear graves consecuencias como cáncer cutáneo, alergias solares, manchas o un envejecimiento prematuro de la piel.

En la mayoría de las ocasiones pensamos que con protegernos del sol con un protector solar durante la exposición es suficiente pero no es así. Debemos actuar antes, durante y después de ese periodo de tiempo.

Antes de la exposición

Es aconsejable tomar un preparador solar y seguir tomándolo durante toda la exposición. Este preparador es un complemento alimenticio con un alto contenido de antioxidantes, vitaminas y carotenos que nos ayudan a preparar nuestra piel frente a la radiación solar previniendo quemaduras solares y signos del fotoenvejecimiento.

Durante la exposición

En este punto deberemos utilizar un fotoprotector tópico el cual se aplica en la superficie de la piel, y que gracias a sus componentes denominados filtros, causan un efecto reflectante en la radiación UVA y UVB neutralizando sus efectos perjudiciales. En este punto puedes consultar nuestro artículo sobre cómo aplicar correctamente un protector solar.

Cuando mayor sea el Factor de Protección Solar (SPF) significa que tendremos un mayor tiempo de protección.

Destacamos aquí el ir equipado en la medida de lo posible con gorra, camiseta y gafas de sol. No olvidar el agua, ya sabéis lo importante que es la hidratación.

Después de la exposición

Podemos decir que la piel tiene memoria. Sí que perdona la quemadura solar ya que pasados unos días esta desaparece, pero no olvida y sino la cuidamos correctamente acumularemos diferentes daños celulares que provocarían las consecuencias mencionadas anteriormente.

Por ello después de la exposición recomendamos utilizar un reparador dérmico que ayude a reparar la piel con sus componentes reparadores, hidratantes, antiinflamatorios y calmantes.

¡Esperamos que estos consejos para combatir la radiación solar os sean útiles y podáis disfrutar con mayor tranquilidad del verano!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *